Vuelta a casa con el bebé: qué puedes esperar

Marzo, 26 2018
Vuelta a casa con el bebé: qué puedes esperar
Organizar tu tiempo al volver a casa

Hay que empezar por el principio: primero atiende cualquier necesidad inmediata, tuya o del bebé, y después date un respiro y relájate. Necesitas tiempo para acostumbrarte a tu nuevo rol de madre y a aprender lo que significa la maternidad. Pide a tu pareja, a tu familia y a los amigos cercanos que colaboren con las tareas domésticas, como cocinar, limpiar, hacer recados y cuidar de tus otros niños.

Puede resultar difícil organizar el tiempo una vez que estés en casa con el bebé. Permanecer conectada por móvil, correo electrónico y redes sociales puede ser una buena manera de compartir la información y las fotos del nacimiento. También debes decirle a la gente cuándo estás lista para recibir visitas y llamadas, y cuándo no. Tienes todo el derecho del mundo a desconectar, echarte una siesta y disfrutar de los primeros días de tu pequeño en el mundo.

Los bebés suelen estar algo adormilados en sus primeros dos o tres días, pero a partir de entonces, suelen empezar a estar más atentos, activos y charlatanes. Entonces, tu bebé empezará a decirte cuándo tiene hambre y puede que no coincida con el horario que te esperabas.

Dale el pecho a tu bebé cuando presente señales de tener hambre, como buscar tu pecho, mover la boca o realizar movimientos de succión. Mantente atenta a las señales que indican que el bebé está tomando suficiente leche: por ejemplo, seis o más pañales mojados, tres o más pañales manchados y entre 8 y 12 tomas cada 24 horas. No te olvides tampoco de concertar una cita con tu pediatra para que compruebe el peso del bebé a los pocos días del alta. El bebé debe ganar unos 20 gramos al día, es decir, 140 gramos o más por semana.

Durante los primeros días en casa, recurrirás a toda la información y los consejos que habrás leído o te habrán contado, y crearás poco a poco un estilo de crianza que funcione para ti y tu familia. Cada día será diferente. Disfruta de tu bebé y celebra tu crecimiento como madre.

Cómo puede ayudar el padre

En estos primeros días, la función de tu pareja es distinta de la tuya, pero también es muy especial y única. Lo mejor que puede hacer tu pareja es contribuir a que tu hogar sea una especie de cobijo: un lugar cómodo y tranquilo donde puedas darle el pecho a tu bebé sin interrupciones. Puede que tenga que encargarse de responder a las llamadas de teléfono o a quienes llamen a la puerta para que puedas relajarte y centrarte en conocer a tu bebé.

Aunque seas tú quien esté muy involucrada en la atención y la alimentación del recién nacido en los primeros días, hay muchas maneras en las que tu pareja puede establecer también un vínculo con el bebé: calmándolo mientras lo sujeta contra su pecho piel con piel, divirtiéndose a la hora del baño o simplemente sentándose contigo para disfrutar de esos momentos especiales a los que da lugar la lactancia. Tu pareja también puede ayudar cambiando pañales, pasando tiempo con vuestros otros hijos y colaborando en las tareas domésticas. Más adelante, puede dar al bebé la leche materna extraída cuando la lactancia esté bien establecida (normalmente, al cabo de tres o cuatro semanas).

Cada bebé es distinto y tardaréis un tiempo en acostumbraros a vuestra nueva vida juntos. Si tienes alguna duda, pregunta a tu profesional sanitario o a tu consultora de lactancia.

Sucríbete al newletter, y recibe un cupón de envío GRATIS!
Recibe nuestra promociones exclusivas y entérate de todas las novedades

$3.900

+

$2.190

+

$3.100

+

$6.000

+

$6.000

+

$19.900

+

$23.600

+

$7.100

+

$345.000

+

$199.000

+

$169.000

+

$51.900

+

$345.000

+

$199.000

+